Un dovere morale Una lotta costante
Mondo Latino
Indice

Historia de uruguaya


Artigas, patriota uruguayo, en PurificaciónEn sus orígenes el margen oriental del río Uruguay estaba habitado por charrúas, chanaes, guaraníes, tapes y arachanes. Fueron los charrúas los más característicos de la región y los que ofrecieron mayor resistencia a los europeos. La llegada de los españoles coincidiócon la extensión por todo el territorio de la influencia guaraní, cuya lengua unificóla región.

El descubrimiento de la costa uruguaya fue realizado por Juan Díaz de Solís, quien tomóposesión del territorio en nombre del rey, en febrero de 1516; la expedición terminócon la muerte de Solís a manos de los pobladores de las orillas del Plata. Sebastián Gaboto fue el primer europeo que penetróen los ríos Paranáy Uruguay en 1527 y levantóel primer establecimiento español en el territorio. Pero los colonizadores ignoraron la margen oriental del Uruguay por más de un siglo, hasta que la introducción de ganado por el gobernador de Asunción, Hernando Arias de Saavedra en 1611, transformóa la región en la "Vaquería del Mar".

LA COLONIA. Entre 1680 y 1683, para desafiar la soberanía española de la región, los colonizadores portugueses de Brasil establecieron diversos asentamientos sobre las costas del Río de la Plata, frente a Buenos Aires, como la Nova Colonia do Sacramento. Sin embargo, los españoles no efectuaron ningún intento para desalojar a los portugueses hasta 1723, cuando éstos comenzaron a fortificar las alturas que rodean la bahía de Montevideo. Una expedición española proveniente de Buenos Aires obligóa los portugueses a abandonar el lugar, en el que los españoles fundaron en 1726 la ciudad de Montevideo.

La rivalidad hispano-portuguesa continuódurante el siglo XVIII, acabando en 1777 con la instauración de la soberanía española sobre el territorio, bajo la jurisdicción del virrey que tenía su sede en Buenos Aires. En 1810 y 1811, los revolucionarios uruguayos al mando del general JoséGervasio Artigas se unieron a los patriotas de Buenos Aires en su alzamiento contra España. El gobernador español fue expulsado de Montevideo en 1814, pero en 1816 los portugueses de Brasil, al percibir que el nuevo territorio emancipado conocido como Banda Oriental del Uruguay se había debilitado tras su lucha contra España, invadióel territorio, presuntamente para restablecer el orden.

La conquista portuguesa se completóen 1821, momento en que la Banda Oriental fue anexionada por Brasil. Los insurgentes dirigidos por Juan Antonio Lavalleja -los célebres 'Treinta y Tres Orientales'- restablecieron la independencia del país en 1825 y, con la colaboración de Argentina, libraron una exitosa guerra contra Brasil, que en 1828 reconocióla independencia uruguaya.

1810-1830 LA INDEPENDENCIA. La lucha por la independencia fue dirigida por el caudillo gaucho JoséGervasio Artigas quien tuvo que pelear en un triple frente: contra las tropas españolas, contra los deseos centralistas de Buenos Aires y contra las intenciones anexionistas de Brasil. Al final en 1818 fue derrotado militarmente por los ejércitos brasileños y de ese modo Uruguay quedóintegrado en Brasil como posesión de la corona portuguesa con el nombre de Provincia Cisplatina.

En 1825 una expedición comandada por Juan Antonio Lavalleja inicióla liberación de Uruguay del dominio brasileño con apoyo de Argentina, que declaróla guerra a Brasil. Tras una guerra de tres años en 1828 se declaróla independencia de la República Oriental del Uruguay.

1830-1903 LA LUCHA ENTRE BLANCOS Y COLORADOS. En 1837 nacieron los dos grandes partidos uruguayos que marcaron el discurrir histórico del país: los blancos, vinculados al caudillo Manuel Oribe, y los colorados, seguidores de Fructuoso Rivera. Sus enfrentamientos provocaron numerosas guerras civiles asícomo la intervención del gobierno de Buenos Aires que mantuvo sitiado Montevideo entre 1843 y 1851 y de Brasil que ayudóen 1863 al triunfo colorado sobre los blancos.

La incapacidad de blancos y colorados para dar estabilidad al país condujo al establecimiento de regímenes autoritarios que dieron paso a una época de tranquilidad y desarrollo: los gobiernos de los militares colorados Lorenzo Latorre (1876-1880), Máximo Santos (1882-1886) y Máximo Tajes (1886-1890), fueron los que asentaron el poder central y dominaron a los caudillos rurales. La labor de estos ejecutivos fue continuada por diversos gobiernos civiles, presidencialistas y autoritarios: Julio Herrera y Obes (1890-1894) y Juan Idiarte Borda (1894-1897). Al exclusivismo colorado y sus manipulaciones electorales respondieron las revoluciones blancas encabezadas por el caudillo rural Aparicio Saravia, quien siempre fue derrotado.

1903-1930 EL BATALLISMO. La figura de JoséBatlle y Ordóñez dominópolíticamente este período y marcóla idiosincrasia del país hasta el día de hoy tras sus dos presidencias (1903-1907) y (1911-1915). Batlle impulsóla intervención estatal, la legislación social dirigida a la protección de los obreros y sectores populares, la democratización de las instituciones, que se afianzócon el logro del voto secreto y la representación proporcional establecidos en la Constitución de 1917.

La crisis del 29 repercutiógravemente en la economía de Uruguay e hizo entrar en crisis al sistema político, lo que condujo a la dictadura de Gabriel Terra entre 1933 y 1938. La lenta recuperación de la economía mundial, el peso en la sociedad de las tradiciones democráticas y el alineamiento del Uruguay con los Aliados en la II Guerra Mundial propiciaron en 1942 el retorno del sistema democrático. Durante el gobierno de Luis Batlle (1947-1951) regresaron las políticas intervencionistas, de tinte social y profundización democrática del batllismo. En 1952 se adoptóuna nueva Constitución que implantóuna estructura colegiada de nueve miembros para el Poder Ejecutivo, seis de ellos para el partido mayoritario y tres para el que le siguiera en votos.

1959-1985 LA CRISIS DE LA DEMOCRACIA. El estancamiento económico unido a la crisis de los partidos marcaron este período. Los partidos tradicionales se alternaron en el poder (gobiernos blancos de 1959 a 1967 y colorados de 1967 a 1973) pero se fraccionaron y dividieron, mientras que la izquierda se unificóy surgióel Frente Amplio en 1971. Ante las tensiones sociales, el gobierno de Jorge Pacheco Areco (1967-1972) en un intento por contrarrestar la ofensiva terrorista del izquierdista Movimiento de Liberación Nacional (Tupamaros) endurecióla represión. Toda esta tensión culminócon el golpe de Estado que las Fuerzas Armadas protagonizaron en 1973, tras el cual disolvieron las cámaras legislativas y asumieron, bajo la fachada del presidente civil Juan María Bordaberry, el poder público hasta 1985. Los 12 años de la dictadura militar estuvieron signados por la represión y por la apertura de la economía a las inversiones exteriores. La mala marcha de la economía junto con al fracaso político de la dictadura tras la victoria opositora en el plebiscito de 1980 precipitóel final de la dictadura en 1985.

1985-2005 LA RESTAURACION DEMOCRATICA. En estos últimos veinte años los dos partidos tradicionales se han alternado en el poder, con las presidencias del colorado Julio Maria Sanguinetti (1985-1990) y (1995-2000) del blanco Luis A. Lacalle (1990-1995) y del colorado Jorge Batlle (2000-2005). En 2004, la victoria de la coalición de izquierdas, Frente Amplio, liderada por TabaréVázquez, puso punto final al monopolio del bipartidismo tradicional entre blancos y colorados, que desde 1837 se habían alternado en el poder.

Fuentes: www.ciberamerica.org/Ciberamerica/Castellano/Paises/Uruguay/historia.htm y www.presidencia.gub.uy/pages/historia.htm