Un dovere morale Una lotta costante
Mondo Latino


la opinión
   

Debemos acoger más refugiados

No. 132 - 16 Abril 2017

d´janos un mensaje  

Prevenir la entrada de terroristas islámicos en Estados Unidos fue el principal motivo que Donald Trump expuso durante su campaña electoral contra la acogida de refugiados sirios. Así, el pasado 27 de febrero, Trump firmó una orden ejecutiva con la que vetaba la entrada de éstos a los EE.UU. y a los ciudadanos de otros siete países de mayoría musulmana. La medida dio lugar a una ola de protestas en diferentes ciudades del país.

Con motivo de su visita a Barcelona para ser nombrado Doctor Honoris Causa por la Universidad Abat Oliba CEU, hablamos sobre la política de inmigración americana con el profesor Robert P. George, quien ha presidido hasta hace pocos meses la Comisión por la Libertad Religiosa Internacional de EE.UU. Ésta tiene como objetivo orientar la política exterior para "apoyar a los practicantes de religiones minoritarias que son perseguidos por su fe".

El filósofo y jurista actualmente ocupa la Cátedra McCormick de jurisprudencia de la Universidad de Princeton, es una de las voces más reconocidas del mundo conservador y, aun siendo republicano, se unió a las filas de los detractores de Trump durante su campaña electoral.

Acerca del decreto de Trump, George explica que es innecesario y alude a lo restrictivo que es el actual sistema de aceptación refugiados en Estados Unidos: «Sólo alrededor de un 1% de los solicitantes consiguen el 'status' de refugiado». Esto se debe a que todas las suposiciones están en contra del solicitante, que tiene que demostrar que no es un terrorista y el catedrático añade que "esto es siempre muy difícil".

Al contrario de lo que Trump propaga, George incide en la importancia que tiene la acogida de refugiados precisamente como medida contra el terrorismo islámico: "La manera de luchar contra el terrorismo no es cerrando nuestras puertas a sus víctimas".

Por eso propone mejorar el sistema actual, priorizando la aceptación de refugiados según un criterio de "vulnerabilidad a las peores formas de abuso: asesinato, violación, tortura y esclavitud". También fue crítico con la administración de Obama ya que cree que se debería incrementar la cuota de refugiados en 100.000 más.

George explica que la sociedad civil es quién tiene el papel de, una vez aceptados, incluirlos en la vida americana: "Tenemos una sociedad civil muy fuerte en EE.UU.: iglesias, asociaciones de voluntarios, organizaciones étnicas, etc.". No considera necesario un programa gubernamental para esto, sino que defiende que: "Tenemos mucha experiencia en los EE.UU. en acoger a inmigrantes. Somos muy buenos en asimilarlos, en incorporarlos totalmente en la vida americana". Aunque el concepto de asimilación tiene connotaciones negativas en las políticas de inmigración europeas, según explica el catedrático es visto positivamente en EE.UU. como el proceso de integrar a los recién llegados en lo que llama "una nación de inmigrantes".

Pese a ser un ferviente defensor de la acogida de refugiados, el jurista cree necesarias una mayor tolerancia y suavidad entre las diferentes posiciones en el debate: "Es un error tachar de racistas a quienes están alarmados por la entrada de refugiados en su país". Bajo su criterio, la mayoría de estas personas no lo son, sino que son conscientes de que "se puede llegar a unas consecuencias sociales muy perjudiciales, si no se tienen los recursos sociales y económicos para asimilar a los refugiados".

De Trump critica también su falta de "principios y convicciones ideológicas profundas". Explica cómo éste es, por lo tanto, impredecible ya que "sus decisiones están tomadas más bien por los acontecimientos que por sus principios". No obstante, augura una moderación en sus políticas de inmigración: "Leyendo su libro The Art of Deal, que escribió antes de empezar su carrera política, vemos que él siempre empieza en la posición más extrema para así poder acabar en algún punto medio".



copyright