Un dovere morale Una lotta costante
Mondo Latino
Indice

Geografía dominicana


Cascada de Aguas Blancas La República Dominicana ocupa unas 2 terceras partes de la isla de La Española (Hispaniola), Antillas Mayores, con una extensión de unos 48,442 kmē de los 77,914 kmē que tiene la isla. Los otros 29,472 kmē en la parte Oeste corresponden a la República de Haití. Por su extensión, la isla de La Española es la segunda en tamaño de las Antillas Mayores, luego de Cuba que tiene 114,500 km2.

Ubicada en el Mar Caribe, con coordenadas geográficas 17° 36' - 19° 58' N y 68° 19' - 72° 01' 0O, la isla tiene en su eje mayor una longitud de unos 660 km desde Cap des Irois, en Haití, hasta Cabo Engaño, en la costa oriental, y unos 268 km a lo largo de su eje menor, desde Cabo Isabela en la costa Norte hasta Cabo Beata en la costa Sur. Circundan sus costas 4 islas menores: Isla de la Gonaïve, Isla Tortuga, Isla Saona e Isla Beata, siendo las dos últimas de jurisdicción dominicana, así como una serie de cayos e islotes en la proximidad de las costas. El litoral de la República Dominicana alcanza los 1,500 km de longitud.

OROGRAFIA. La isla La Española ha sido considerada como parte de un sistema maduro de arco de islas. La posición actual se encuentra a lo largo del límite Norte entre la Placa del Caribe, que se viene desplazando hacia el Este, y la Placa de Norte América, que se mueve hacia el Oeste. Este límite es activo y su historia geológica, bastante compleja, muestra episodios de vulcanismo, plutonismo, metamorfismo y levantamiento tectónico, típico del arco antillano, caracterizado por presentar una fuerte sismicidad, un fallamiento activo y anomalías de gravedad isostáticas, por un aparente subcorrimiento litosférico y por un vulcanismo del Cuaternario.

En su conformación actual, y directamente relacionado con lo anteriormente expuesto, presenta una accidentada topografía intercalándose los pilares ("Horst") con las fosas tectónicas. La Cordillera Central, de abrupto relieve, es la cadena montañosa más elevada de todo el arco antillano, alcanzando alturas de más de 3,000 metros sobre el nivel del mar. El país cuenta con cinco sistemas montañosos:

  1. La Cordillera Septentrional, que separa el Valle del Cibao de la Llanura Costera del Atlántico. Su montaña más alta es Diego de Ocampo, próximo a Santiago.
  2. La Cordillera Central, que nace en Haití y atraviesa la parte central de la isla hasta morir en el Sur. Es el principal sistema montañoso de la isla y de las Antillas. Aquí se encuentra el Pico Duarte que, con sus 3,175 m, es el de mayor altura de las Antillas.
  3. La Cordillera Oriental, la más corta y de menor altura, localizada en la región oriental del país.
  4. La Sierra de Bahoruco, ubicada en la región Sureste del país.
  5. La Sierra de Neyba se encuentra en la región Suroeste del país.

HIDROGRAFIA. La conformación geomorfológica determina la red hidrográfica actual de la República Dominicana. Las cuatro cordilleras principales, que discurren en dirección Oeste - Este drenan sus aguas en los valles interiores y costeros, habiéndose establecido 14 regiones hidrográficas. Los ríos principales nacen en la Cordillera Central. Son los ríos Yaque del Norte, Yuna y Yaque del Sur, los cuales originan sendas cuencas hidrográficas de importancia capital en la captación de los recursos hídricos y en el aprovechamiento hidroeléctrico.

En total estos 3 sistemas fluviales riegan un 35% de la superficie del país; el resto está cubierto por otros sistemas fluviales menores. Existe un volumen considerable de aguas subterráneas, en las regiones de sustrato calizo, donde se dan ampliamente toda la gama de fenómenos kársticos.

CLIMA. La República Dominicana está situada a 19° de latitud norte y presenta las características de un clima subtropical modificado por los vientos alisios del noreste y por la topografía del país. Las variaciones climáticas son marcadas, oscilando desde semiárido a muy húmedo. Su latitud y los sistemas de presión prevalecientes, influidos por el sistema del Atlántico medio, que tiene altas presiones, hacen su clima similar al de las otras Antillas Mayores (Cuba, Jamaica, Puerto Rico).

La temperatura media anual al nivel del mar es de 25° centígrados, con pequeñas variaciones estacionales. La precipitación media anual varía en forma drástica de 455 mm en la Hoya de Enriquillo (Valle de Neyba) a 2,743 mm a lo largo de la costa noreste. La distribución geográfica y estacional de las lluvias es errática. Existen normalmente dos estaciones de lluvias: la de abril a junio y la de septiembre a noviembre. Generalmente el período de diciembre a marzo es el menos lluvioso. El país se encuentra en una región caracterizada por tormentas tropicales y, entre los meses de agosto y noviembre, puede experimentar daños ocasionados por fuertes vientos, lluvias y mareas altas.

FLORA Y FAUNA. La flora de la República Dominicana es muy rica, presenta extraordinaria variedad de géneros y especies. Las partes bajas y húmedas están cubiertas de bosques tropicales. En las zonas secas de poca altura surge la estepa o el matorral y en cortas extensiones falta la vegetación. En las porciones menos húmedas de la sierra Central creen extensos bosques de pinos y, donde aparecen amplias sabanas. En las regiones costeras más húmedas se extiende una zona de manglares paralela al litoral.

Como aves de mar se encuentran los pelícanos, gaviotas, tijeretas y bubíes y se destacan los flamencos, que se encuentran en el Lago Enriquillo y la Laguna de Oviedo. Existen 258 especies de aves, entre las que son notables la piragua, el barrancolí, la cotorra y el perico. De los reptiles, el de mayor envergadura es el cocodrilo americano, propio del Lago Enriquillo. Otra especie exclusiva es la Iguana de Ricor. Se encuentran cuatro especies de tortugas marinas (carey, tinglar, caguamo y tortuga verde), así como dos especies de agua dulce, conocidas como jicoteas.

Los mamíferos terrestres se reparte entre 33 especies. Sobresalen el solenodonte y la jutía, ambos en peligro de extinción. El Manatí antillano y la Ballena Jorobada son dos mamíferos marinos de gran tamaño y atractivo. El primero se encuentra en vías de extinción y la segunda se hospeda cada año, durante tres mes (diciembre/marzo) para su apareamiento en Bancos de La Navidad y La Plata y en la Bahía de Samaná. Allí nacen sus ballenatos.

Fuente: www.escritoresdominicanos.com/geografia.html, www.jmarcano.com/mipais/geografia/index.html y, www.dominicana.com.do/ecologia/biodiversidad.html