Un dovere morale Una lotta costante
Mondo Latino
Indice

Geografí salvadoreña


Ocaso en el Lago Coatepeque La Repubblica di El Salvador, ubicada entre los 87 41' y 90 08' W de longitud y los 13 09' e 14 27' N de latitud, tiene una superficie de 21 041 km2 (asemeja a un rectángulo de 227 km este-oeste y 92 km norte-sur). Es el país más pequeño de América Central, pero presente la mayor densidad de población (248,1 hab. por km2) y limita al Norte con Honduras, al Sur con el Océano Pacífico, al este con el Golfo de Fonseca que lo separa de Nicaragua y al Oeste con Guatemala.

OROGRAFIA. El Salvador está formado por una meseta central recortada por valles fluviales, entre los que destaca el valle del río Lempa, su cauce fluvial de mayor longitud. Esta meseta está flanqueada por dos cadenas montañosas de origen volcánico: la primera corre paralela al océano Pacífico y la segunda constituye la frontera con Honduras. Posee una estrecha llanura costera en el Pacífico de menos de 24 km de anchura. El océano Pacífico baña sus 321 km de playas con cálidas aguas. En el extremo norte se localizan altas y escarpadas montañas, encontrándose allí las cordilleras de Metapán y Chalatenengo, en la cual se eleva El Pital, la mayor cumbre del país con 2730 m sobre el nivel del mar. La meseta tiene una altitud de 600 m de promedio. El volcán Santa Ana o Lamatepec, situado en la cadena costera, es el más alto de la República, con 2.385 metros. Otros volcanes representativos del relieve salvadoreño son: el volcán San Vicente o Chinchontepec (2.181 m), el San Miguel (2.132 m) y el Izalco, también denominado Faro del Pacífico (1.870 m).

Los movimientos sísmicos y las erupciones volcánicas son muy frecuentes. Habiendo sufrido el país dos terremotos devastadores a comienzos de 2001, sumado esto al paso del Huracán Mitch en 1998, aún se encuentra en una etapa de recuperación y reconstrucción de los daños. Los sitios que describimos en las secciones que componen esta página se describen como si nada de esto hubiera sucedido.

HIDROGRAFIA. El río más importante y extenso de El Salvador es el río Lempa, en el que se yerguen varias represas. Este es el único río navegable del país. En la franja costera, los ríos son cortos y numerosos: el río Paz forma el límite con Guatemala y el Goascorán desemboca en la bahía de la Unión. El río Grande de San Miguel recoge las aguas de la parte oriental del país. Por todo el territorio salvadoreño hay pequeños lagos de origen volcánico y de gran belleza, como el lago Ilopango (70,1 km2), lago Ghiaia (44,1 km2) y el Coatepeque (24,8 km2), en el interior de antiguos cráteres, la laguna de Olomeca (24,2 km2) y el lago de Gija.

CLIMA. El Salvador posee un clima tropical, muy caluroso, especialmente en la costa pacífica. Las temperaturas bajan a medida que uno se adentra en el interior del país. Hay dos estaciones fundamentales: La de sequía (de noviembre a abril) y la temporada de lluvias (que abarca de mayo a octubre). En función de ciertos elementos, como la altitud, los vientos y el mar, el país se subdivide en seis zonas climáticas:

  • Regiones costeras: Clima caluroso, con temperaturas de entre 30 a 31C.
  • Pequeñas mesetas (a menos de 500 metros de altitud): Clima cálido, con temperaturas de entre 27 y 30C.
  • Sabanas y grandes mesetas situadas a hasta 1000 metros de altitud: Clima cálido moderado, con temperaturas de entre 22 a 27C.
  • Laderas montañosas y sierras (cafetales): Clima templado, con temperaturas de entre 18 a 22C.
  • Cumbres montañosas y volcánicas (de hasta 2.000 metros): Clima frío durante todo el año, con temperaturas medias de hasta 8C.

FLORA Y FAUNA. Se aprecian diferentes formas vegetales de acuerdo con la zona climática a que pertenece, así como el tipo de suelo que se desarrollan. En la actualidad, queda poco de la vegetación original o natural, a consecuencia de su desaparición por la mano del hombre que eliminó muchos bosques para transformarlos en campos agrícolas para cultivo de la caña de azúcar, algodón, cereales, etc., particularmente en las tierras bajas y zonas de mediana altura, donde predomina el cultivo de café.

Desde el punto de vista flora, El Salvador es el menos favorecido de los países centroamericanos; por carecer de zona en el Atlántico, le hacen falta muchas especies propias de esta zona costera. Sin embargo, existe todavía una vegetación exuberante, rica en especies y colores, las que ofrece todo lo que se puede esperar encontrar en los trópicos: ceibas, amates, mangles, cocoteros, palmas, agaves, maquilishuat, etc. Hay además mas de 200 variedades de orquídeas, abundantes flores de atractivo coloridos, y una gran variedad de aves (mas de 400), con unas 17 especies diferentes de colibríes, que pueden ser observados en el Parque Nacional Cerro Verde.

Para remediar estos problemas se han establecido áreas de conservación como reservas ecológicas y parques nacionales, para conservar la flora en su estado natural y original, y evitar así la extinción de la fauna. Las más importantes son el Cerro Verde, Parque Deininger, El Imposible, Nancuchiname, La Laguna del Jocotal y el Bosque Nebuloso de Montecristo.

Fuente: www.comercioexterior.ub.es/fpais/El_Salvador/pag01.html, www.terra.com.sv/turismosv/florayfauna.htm y internacional.universia.net/iberoamerica/datos-paises/el-salvador/clima.htm