Un dovere morale Una lotta costante
Mondo Latino
Indice

Economía boliviana


Tejidos Si bien el gobierno espera un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de 3,9% para este año (cuatro décimas arriba de los pronósticos iniciales) y una reducción de la inflación a niveles de 4,2%, Bolivia continúa siendo el país más pobre de América del Sur. Los indígenas de Bolivia históricamente han quedado excluidos de las estructuras de poder. Y no sólo eso. También está entre las 18 naciones más pobres del mundo y altamente endeudadas que se benefician de un acuerdo de reducción de la deuda externa acordado por el Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En este pequeño país andino, el Producto Interno Bruto (PIB) por habitante asciende a apenas unos US$2,460 anuales y el 67% de la población vive por debajo de la línea de la pobreza, es decir, no cuenta con lo mínimo necesario para cubrir una canasta básica de consumo. Entre los más pobres, están los que trabajan en el campo (el 79% de ellos) y los que pertenecen a las sociedades indígenas, siendo justamente este último grupo el que históricamente ha quedado excluido de las estructuras de poder.

A los problemas de pobreza se le suman los de desigualdad. El BM calcula que Bolivia es el país de la región con mayores problemas de desigual distribución de la riqueza. El 10% de la población boliviana más pobre capta el 1,3% del ingreso que se genera en el país, mientras que el 10% más rico se queda con el 32%.

El nuevo gobierno propone poner fin a la "postura neoliberal seguida por empresarios" y nacionalizar la industria petrolera. La división también es demográfica. Mientras la elite descendiente de inmigrantes europeos vive en la zona oriental del país -la más rica en gas natural y minerales- y lucha por independizarse, los más pobres viven en el altiplano y tienen fundamentalmente descendencia indígena.

El desempleo no se queda atrás. Según datos del Instituto Nacional de Estadísticas

(INE) de Bolivia, la tasa de desempleo alcanza al 8,7% de la población económicamente activa. Lo paradójico es que estas desigualdades y pobrezas alarmantes ocurren en un país rico en recursos naturales. Sólo tomando en cuenta el gas natural, Bolivia ocupa el segundo lugar en reservas en América Latina, después de Venezuela, con 53 mil millones de pies cúbicos. Las exportaciones de gas tienen un peso del 10% en el PIB de Bolivia.

Fuente: news.bbc.co.uk/hi/spanish/business/barometro_economico/newsid_4521000/4521238.stm