Un dovere morale Una lotta costante
Mondo Latino
Indice

Geografía chilena


Desierto de Atacama al norte de chile Chile, país tricontinental, asienta su territorio en América, Antártica y Oceanía. Se encuentra ubicado en la parte occidental y meridional de Sudamérica, prolongándose en el Continente Antártico y alcanzando a la Isla de Pascua en la Polinesia. También forman parte del territorio nacional el archipiélago de Juan Fernández, las Islas San Félix, San Ambrosio, Salas y Gómez, la Zona Económica Exclusiva de 200 millas y la plataforma continental correspondiente. Se extiende en el continente americano desde los 1730' de latitud sur, en su límite septentrional, hasta las Islas Diego Ramírez, en los 5630' de latitud sur en la parte meridional sudamericana.

El Territorio Chileno Antártico comprende el área enmarcada por los meridianos 53 y 90 de longitud oeste y hasta el Polo, a los 90 de latitud sur. Como parte de este territorio, y constituyendo la posesión más occidental chilena, se encuentra la Isla de Pascua, situada aproximadamente a los 27 de latitud sur y a los 109 de longitud oeste. La superficie de Chile americano, antártico e insular, es de 2.006.096 km2, sin considerar su mar territorial, la Zona Económica Exclusiva y la pertinente plataforma continental. La longitud que posee desde la Línea de la Concordia hasta el Polo Antártico es superior a los 8.000 km. A los 5221' de latitud sur (Estrecho de Magallanes), posee un ancho máximo de 445 kms. y a los 3137' latitud sur (entre Punta Amolanas y Paso de la Casa de Piedra) su ancho mínimo es de 90 km.

OROGRAFIA. Los tres rasgos morfológicos fundamentales que caracterizan el relieve en el sentido longitudinal son: la Cordillera de los Andes al este; la Cordillera de la Costa al oeste y la Depresión Intermedia entre ambos sistemas montañosos, interrumpida en su desarrollo en varias oportunidades. Como unidades de relieve menor se puede mencionar a la Montaña y las Planicies Litorales. El relieve es accidentado y montañoso y no más del 20% de su superficie es llana.

La Cordillera de los Andes constituye la fachada oriental del territorio. Su altura promedio hasta la latitud de Santiago es de 5.000 metros sobre el nivel del mar. Al sur de Santiago comienza a descender hasta el extremo austral del continente. Reaparece en la Antártica con el nombre de Antartandes. En el norte y centro del país las cumbres más sobresalientes son los volcanes Llullaillaco (6.739 metros), Nevado de Incahuasi (6.621 metros), Ojos del Salado (6.893 metros), Tres Cruces (6.753 metros) y Cerro Tupungato (6.570 metros). Entre la latitud de Santiago y Los Andes patagónicos las alturas disminuyen considerablemente. De esta forma, en la Región Magallánica la máxima altura se encuentra en la Cordillera de Darwin (3.000 metros).

La Cordillera de la Costa comienza al sur de Arica, extendiéndose hasta la Península de Taitao. A menudo es interrumpida en su desarrollo longitudinal por los ríos que desembocan en el mar. Su máxima altura se localiza al sur de Antofagasta, en la Sierra Vicuña Mackenna (3.000 metros). Prácticamente desaparece en el Norte Chico, y luego adopta la forma de un cordón continuo hacia el sur, adquiriendo nombres regionales como Cordillera de Nahuelbuta, Cordillera de Piuché y Pirulil. Generalmente no se toma demasiado en cuenta la importancia de la altura de esta cordillera, debido a la tendencia a compararla de inmediato con la de los Andes, pero es necesario considerar que entre Valparaíso y Santiago presenta alturas y formas andinas (cerros Cantillana 2.318 metros, Roble 2.222 metros, Vizcachas 2.108 metros y Campana 1.910 metros).

La Depresión Intermedia es la parte del territorio comprendida entre ambas cordilleras, de los Andes y de la Costa, que son sus límites oriental y occidental respectivamente. Constituye una faja de relieve deprimido en relación a ambos sistemas montañosos, cuyo origen obedece fundamentalmente al tectonismo terciario superior y acciones morfoclimáticas. Una característica propia a toda esta depresión tectónica es el hecho de ser el nivel de base local de todos los sedimentos provenientes de los sectores altos y depositados por diversos agentes como el hielo, aguas corrientes, viento, etc. En el extremo norte del país se encuentra a 1.400 metros, altura que decrece paulatinamente en dirección al sur hasta hundirse bajo el mar en el Seno de Reloncaví. Continúa sumergida en dirección al sur y desaparece definitivamente en el Golfo de Penas.

Las planicies desérticas del norte se extienden desde el límite con el Perú hasta el Valle de Copiapó (27 de latitud sur). Morfológicamente se manifiesta en la parte septentrional por las denominadas pampas, que son grandes extensiones planas separadas unas de otras por quebradas como las de Lluta, Azapa, Camarones y Tana.

Los Valles Transversales, situados entre el valle del Río Copiapó (27 latitud sur) y el Cordón de Chacabuco (33 latitud sur), constituyen formas derivadas de una disposición del relieve organizado transversalmente en forma de cordones montañosos desprendidos de la cordillera andina y que interrumpen el desarrollo de la depresión en una extensión de 600 km.

Al sur del Cordón de Chacabuco y hasta la latitud de Puerto Montt, en una extensión de casi 1.000 km., adopta varias formas que están determinadas por las características estructurales y del relleno sedimentario que la conforman (sedimentos fluviales, fluvioglaciales, glaciales). Este sector, antiguamente denominado "Valle Central", presenta en su parte septentrional una morfología de cuencas como las de Santiago y de Rancagua.

HIDROGRAFIA. A consecuencia de la disposición del relieve y la estrechez del territorio, en general los ríos del país son cortos, de escaso caudal, torrentosos e inapropiados para la navegación, pero presentan gran potencial hidroeléctrico. Los del norte tienen régimen nivoso, los del centro mixto y los del sur pluvial.

Los ríos de la zona desértica presentan un marcado endorreismo; no alcanzan a llegar al mar, salvo escasas excepciones, como el Lluta, el Camarones y el Loa, que logran hacerlo en condiciones muy precarias. Con todo, la hoya hidrográfica del Loa, de 34.000 km2, es la mayor de Chile, siendo la longitud de su curso de unos 440 kilómetros.

Los ríos más importantes de los valles transversales son Copiapó, Huasco, Elqui y Limarí, que nacen en el sector andino y poseen un caudal permanente por efecto de las lluvias y los deshielos originados en la alta cordillera. Su caudal máximo se produce en diciembre. Los de la zona mediterránea aumentan su caudal con los deshielos, llegando a su máximo gasto a fines de diciembre. Los principales son el Maipo, Rapel y Mataquito.

En el centro-sur del país los ríos presentan régimen mixto, con crecidas primaverales cada vez menores y registrándose el mayor caudal durante el invierno. Los principales ríos de este régimen son: Maule, Itata, Biobío e Imperial. El Río Biobío es uno de los sistemas fluviales más importantes de Chile por su hoya hidrográfica, de 24.000 km2 y su longitud de 380 kilómetros, lo que le permite beneficiar a una extensa zona agrícola e industrial. Al sur del Imperial y hasta el Canal de Chacao los ríos son de mayor caudal, debido a las frecuentes lluvias y la acción reguladora que ejercen los lagos drenados por éstos. En este grupo destacan el Toltén, Valdivia, Bueno y Maullín.

Los ríos patagónicos nacen generalmente en la vertiente oriental andina y desembocan en el Pacífico, a través de hermosos fiordos. En sus cercanías se hallan a menudo extensos ventisqueros que dan origen a cursos de menor recorrido. Los que más destacan son el Palena, Cisnes, Aysén, Baker y Pascua. El Baker constituye otro de los sistemas fluviales importantes, tanto por la amplitud de su hoya -27.680 kilómetros cuadrados, de los cuales 21 mil 480 corresponden a Chile-, como por poseer el mayor potencial hidroeléctrico nacional.

El sur del territorio se caracteriza por la abundancia de lagos de gran atracción turística. Entre los de mayor renombre destacan el Villarrica, Panguipulli, Ranco, Rupanco, Llanquihue, Todos los Santos, General Carrera y O'Higgins.

FLORA Y FAUNA. La fauna del país es tan variada como la flora, sin embargo es menos abundante. Del grupo de los mamíferos destacan especies como el puma, el guanaco (pariente de los camellos), el huemul (que pertenece a la familia de los ciervos y es propio del país), la vizcacha (es un roedor que gusta de los lugares rocosos de la cordillera y el altiplano), y otro pariente de los ciervos, el más pequeño de la familia, es el pudú, muy difícil de observar en su estado salvaje. Pero la fauna chilena no se limita a la escarpada geografía de la cordillera, la sequedad del desierto o la frondosidad de los bosques del sur y de la patagonia. La larga línea costera que flanquea por el oeste al país, presenta una rica variedad de especies, que incluye desde leones marinos, lobos de mar, toninas y nutrias, hasta colosales ballenas en las heladas aguas australes.

Chile ofrece una amplia variedad de plantas gracias a la diversidad de su geografía y clima. En el norte, en la costa, la vegetación casi no existe si no es por una gran variedad de cactus. En las zonas norte chico y central, la vegetación va aumentando a medida que el clima se hace más húmedo, siendo la mayor parte de las especies arbustos y árboles de hojas duras (esclerófilos), abundan especies como el litre, lun, guayacán, peumo y otros. Más al sur, hacia la zona austral, árboles como el roble, coigue, avellano, canelo, araucaria, alerce, se vuelven parte indispensable del paisaje.

Gran parte de la diversidad de la flora en Chile se caracteriza por encontrarse sólo entre los límites de nuestro territorio, por ello, los árboles, arbustos y enredaderas, que acontinuación se describen, corresponden a las especies más representativas y características de la flora nacional. Muchas de ellas se encuentran en serio peligro de extinción. La extraordinaria calidad de la madera de algunas especies nativas -como el alerce y la araucaria-, sumado a su lento crecimiento y a la tala indiscriminada, han llevado a la desaparición de bosques con miles de años de antiguedad.

CLIMA. El clima chileno se puede definir a rasgos generales como templado, de tipo mediterráneo, con lluvias escasas entre mayo y agosto. Sin embargo, la realidad es que es muy variado -al igual que su geografía- y presenta grandes cambios de un área a otra según la latitud, la cercanía al mar y la altitud.

La zona norte del país (desde el límite con Perú y hasta el río Copiapó) es de carácter desértico. Las precipitaciones son escasas y la temperatura media ronda los 16C (desciende a medida que se asciende hacia Los Andes). La zona media de Chile tiene temperaturas intermedias (entre 15C y 12C) y abundantes lluvias, que aumentan a medida que se desciende hacia el sur del país, llegando a ser de hasta 2.488 mm. Por último, el extremo sur, del Golfo Corcovado al Cabo de Hornos, la temperatura media es de tan sólo 9C (es un clima antártico), con precipitaciones de 2.820 mm.

Fuente: www.gobiernodechile.cl/canal_regional/geo_nacional.asp, www.gochile.cl/spa/Guide/ChileFloraFauna/Fauna.asp y internacional.universia.net/iberoamerica/datos-paises/chile/clima.htm