Un dovere morale Una lotta costante
Mondo Latino
Indice

Oscar D'León


OSCAR D'LEONEl "Sonero del Mundo", "Diablo de la salsa", "El bajo danzante" o "León de la Salsa", es considerado como el artista venezolano más reconocido en el mundo entero por la sensible y carismática personalidad que lo caracteriza, y la exitosa trayectoria musical que lo ha llevado a recorrer el mundo, ganándose el aprecio y la admiración de grandes y chicos. La humilde parroquia de Antímano en la ciudad de Caracas fue el primer escenario que tuvo en su seno a Oscar León. Fue el 11 de julio de 1943, cuando Carmen Dionisia Simosa, una mulata dedicada al hogar y Justo León, albañil y amante de la salsa, recibieran con gozo a su único hijo, sin imaginar el gran destino que lo esperaba.

Oscar siempre fue el consentido de la familia y de la parroquia en pleno, quienes con el pasar de los años apreciaron el valor musical de aquel humilde muchacho que saludaba a todos con una canción, y elogiaba a las chicas con su alegórica frase "sabroso". Su niñez transcurrió como la de cualquier otro niño con ciertas limitaciones económicas pero que no significaron mayores problemas para quien se conformaba con juegos de "pelota de calle", emulando un instrumento de percusión con su pupitre escolar, o simplemente cantando por dondequiera que transitaba.

Ya entrado en la edad de la adolescencia, y con un poco más de independencia, Oscar Emilio, como es su nombre completo, se reunía con sus amigos de la parroquia en cualquier esquina que quisiera servir de tarima, y con instrumentos improvisados, "la banda" hacía mover el esqueleto a todo el que pasara. Su "bochinche" en las calles de Antímano le sirvió de inspiración absoluta para comenzar una verdadera carrera musical, por lo que decidió conformar formalmente una banda de salsa, que luego de varios intentos fallidos, cambios de nombre e integrantes, se materializó con "El Clan de Víctor", proyecto que llevó a cabo con el arreglista y compositor venezolano Víctor Mendoza.

A la par de sonear todas las noches en concurridas tascas caraqueñas, Oscar D'León, nombre artístico que le propuso su amigo Mendoza, trabajaba como taxista y luego como chofer de autobús, por lo que indudablemente muchos caraqueños abordaron el "taxi de la música". Esta época en la que Oscar "mataba tigres" de día y de noche como él mismo refiere, cambió cuando casi al mismo tiempo, le chocan el autobús, y el dueño del local donde tocaba de noche, decide prescindir de sus servicios. Inspirado por la clave y el son de su inseparable bajo, decide ampliar la banda y conformar una auténtica orquesta de salsa, con la que nace la famosa "Dimensión Latina".

Ya en los años 70, Oscar D'León decidió acompañar las notas de su bajo con voz y por primera vez se atrevió a comprometerse no sólo como músico sino como cantante, y a hacer público su talento como salsero, enamorando a muchos con sus elocuentes improvisaciones, influenciadas principalmente Beni Moré, la Sonora Matancera, el Septeto Nacional y el Septeto Habanero, grandes entre los grandes soneros cubanos. Tres años más tarde, Dimensión Latina grabó su primer disco, y esto sirvió como plataforma para recibir un sinnúmero de contrataciones y propuestas de trabajo, pero el indiscutible éxito llegó en 1977, cuando fundó "La Salsa Mayor", con el que grabó el disco "Con bajo y todo", evocando la vieja salsa neoyorquina, inspirada en el Gran Combo de Puerto Rico y grandes orquestas cubanas de los años 50.

Este trabajo en el que Oscar D'León interpretó por primera vez el éxito "Mi bajo y yo" significó el inicio de una nueva etapa, y a partir de ese momento, su vida comenzó a cambiar totalmente, pues llegaron reconocimientos, gritos, ovaciones multitudinarias, autógrafos, fotos, y la verdadera vida de un consagrado artista rumbo a la internacionalización. Bailando con su bajo, Oscar D'León y su orquesta, nuevo nombre con el que figuró en grandes escenarios del Caribe y Norteamérica, visitó muchos países y ofreció innumerables conciertos que poco a poco lo consagraron mundialmente como "Sonero del Mundo".

En poco tiempo, este mulato venezolano había conquistado el público caribeño, suramericano y norteamericano, y en los años 90 logró codearse musicalmente con artistas de renombre como su entrañable amiga, la fallecida y emblemática Celia Cruz, Cheo Feliciano, La India, y Tito Puente con el que grabó el famoso tema "Hay que trabajar". A dúo con su hijo Yorman, Oscar D'León grabó "El Rey de los Soneros", primera producción con el sello disquero RMM, liderizado por Ralph Mercado, y posteriormente, finalizando los noventa, grabó varios éxitos en compañía de ex compañeros de "Dimensión Latina" y "La Salsa Mayor".

El 2004 fue un año de grandes éxitos para este artista, ya que fue reclutado por Sony Music y toda la producción de su material fue realizada por él mismo, en la que sorprendió con su éxito de clásicos de boleros "Frenesí". Oscar D'León es más que un músico, un salsero, un sonero… Representa un vivo ejemplo de que todos los sueños son alcanzables y que perder la humildad de ser humano sólo lleva al aburrimiento del espíritu. Sus logros como artista y como persona se ven reflejados en la cautivadora sonrisa que lo caracteriza; sus recientes malestares de salud han sido superados gracias a la mágica energía que lo envuelve, y sus ojos siguen brillando para llevar "son" y "swing" a muchos más hogares del mundo entero.

Oscar D'León no vive de la música, vive para ella.

Fuente: www.mipunto.com/temas/1er_trimestre06/oscar_de_leon.html