Un dovere morale Una lotta costante
Mondo Latino
Indice

Mercedes Sosa


MERCEDES SOSAHAYDEE MERCEDES SOSA nació en San Miguel de Tucumán el 9 de julio de 1935, en un hogar humilde. De esos años viene su apego por las expresiones artísticas populares. Recién salida de la adolescencia, le gustaba bailar y enseñaba danzas folklóricas. También cantaba.

En octubre de 1950, quinceañera, empujada por el entusiasmo de un grupo de amigas inseparables, se animó a participar en un certamen radial organizado por LV12 de Tucumán. Oculta tras el seudónimo de Gladys Osorio, su incipiente calidad como cantante la hizo triunfar en un concurso cuyo premio era un contrato por dos meses de actuación en la emisora. Fue el principio...

Su aparición en la escena del folklore argentino no fue común. radicaba en Mendoza a mediados de los años 60 fue parte fundamental, junto a su esposo, el músico Manuel Oscar Matus, y al poeta Armando Tejada Gómez, del movimiento del Nuevo Cancionero que renovó las expresiones artísticas de raíz nativa. En esos días debutó discográficamente con un trabajo independiente, Canciones con fundamento. Poco después consiguió cantar por primera vez en el Festival de Cosquín, gracias a la generosidad del ya entonces famoso cantor Jorge Cafrune.

En 1965 grabó, con una juvenil voz, el único tema de la obra conceptual Romance de la muerte de Juan Lavalle de Ernesto Sábato y Eduardo Falú. En el otoño de 1966 dio a conocer Yo no canto por cantar, el álbum con el que inició su vinculación con la empresa Polygram - actualmente Universal- que aún hoy, 33 años después mantiene. El suyo es un caso de excepcional fidelidad con su sello editor.

En abril de 1,967, cuando ya iba por el tercer disco -el segundo fue Hermano, su sucesor, Para cantarle a mi gente, comenzó a viajar por el mundo. Cantó en Miami, Lisboa, Roma, Varsovia, Leningrado, Kislovo, Sochi, Gagri, Bakú y Tifilis En esa gira conoció a Ariel Ramirez, el compositor de Misa Criolla, quien le propuso que fuera la voz de su obra Mujeres Argentinas, Y ella aceptó. Este disco lo grabó en 1,969, poco después de que se conociera su álbum. Con sabor a Mercedes Sosa. Por entonces, su voz decidida ya había comenzado a resultar inconveniente para las autoridades militares que gobernaban su país, y era común que fuera censurada en la radios oficiales.

En 1,970 participó en el filme El Santo de la Espada de Leopaldo Torre Nilsson, sobre la vida del General José de San Martín, Padre de la Patria de los Argentinos, y dio a conocer otros discos importantes en su carrera, El grito de la tierra y Navidad con Mercedes Sosa. En esas obras figuraban entre otros temas, Canción con todos, Cuando tenga la tierra y la Navidad de Juanito Laguna. Al año siguiente lanzó otros dos trabajos antológicos, La voz de Mercedes Sosa y Homenaje a Violeta Parra. En esa misma temporada volvió al cine, al participar, en el significativo papel de Juana Azurduy en el film Guemes (La tierra en armas), también dirigido por Leopoldo Torres Nilsson.

En 1,972 cuando su arte sufría el constante jaqueo de la censura impuesta por el gobierno militar, se publicó Hasta la Victoria, un disco con canciones cargadas de contenido social y político. También en ese año le puso voz a la Cantata Sudamericana, otra obra cumbre de Ariel Ramírez, con letras de Félix Luna. Mercedes Sosa y traigo un pueblo en mi voz aparecieron en 1,973, año del convulsionado regreso a la democracia.

En agosto de 1,976, cuando los militares ya habían dado otra vez el golpe de Estado, se publicó Mercedes Sosa, un disco en el que figuraban temas de los chilenos Víctor Jara y Pablo Neruda, de la peruana Alicia Maguiña y del cubano Ignacio Villa, Bola de Nieve. Al año siguiente rindió un memorable homenaje al mas reconocido folklorista de su país, con Mercedes Sosa interpreta a Atahualpa Yupanqui, pero aquellos no eran tiempos de sonrisas: la Junta Militar estaba implementando una política de represión que cobraría la escalofriante cifra de 30 mil desaparecidos. En 1,979 se publicó Serenata para la tierra de uno en medio de la violencia, seguía cantándole a la vida.

Pero el hostigamiento fue insoportable. Por eso, luego de ser detenida durante un concierto en la ciudad de la Plata junto a 350 espectadores, debió exiliarse Primero vivió en París, y al año siguiente, en 1,980 se instaló en Madrid. Las innumerables trabas que las autoridades le habían puesto para cantar en su país no llegaron, obviamente fuera de la fronteras argentinas. Por eso Mercedes Sosa pudo desarrollar, en sus años de exilio una intensa actividad artística internacional.

El 18 de febrero de 1,982 pudo volver a cantar ante el público argentino, En el teatro Opera de Buenos Aires hizo más de una docena de conciertos a sala llena, acompañada por los más destacados músicos locales, incluso algunos provenientes del Rock como León Greco y Charly García. Su retorno entendido, por muchos como un signo de que los buenos tiempos para Argentina estaban no muy lejos. Pero hubo de ocurrir un suceso dramático para que finalmente se pudiera retornar a la democracia: poco después de ese ciclo de conciertos, el gobierno militar embarcó al País en la Guerra de las Malvinas. La derrota, acontecida en junio de ese año, decretó el final de la dictadura.

La democracia volvió a Argentina cuando el álbum doble de Mercedes Sosa en Argentina, grabado en vivo durante los conciertos de su retorno, el mayor suceso de ventas del mercado local. Ese éxito quedó demostrado con la convocatoria que tuvo en el estadio del fútbol de Ferró Carril Oeste, a fin de año, para un par de conciertos que fue, casi una segunda fiesta de Navidad, Durante ese espectáculo se filmaron imágenes para el largometraje documental Como un pájaro libre que le fue dedicado.

En 1,984 lanzó Será posible el sur? otra obra antológica. En la siguiente temporada sumó dos títulos importantes en su discografia. Por un lado volvió a dar un significativo apoyo a los compositores de su país con Vengo a ofrecer mi corazón, en el que registro el ema homónimo de Fito Paez, Razón de vivir y Madre de madres de Víctor Heredia, Entre a mi pago sin golpear de Carlos Carabajal y Pablo Raúl Trullenque, y Canción para carito de Antonio Tarrago Ros y León Gieco. Por el otro lado, lanzó Corazón Americano, con el registro de su concierto junto a Milton Nascimiento y Gieco.

Aquel momento de su carrera fue particularmente muy intenso. En la primera mitad de 1,986 realizo una extensa gira por Alemania y Europa Central. Después en agosto, cantó en los Estados Unidos. Primero en Lisneer Auditorium de Washington, luego en Teatro de la Corte del Central Park, de Nueva York, más tarde en el Teatro Auditorium Lakeview de Chicago. Y hubo más: en Alemania, en Hamburgo, Munich, Stuttgart, Dreieich y Erlangen; en Holanda, Rottemdam; en Grecia, Atenas. Y además celebró 25 recitales en Brasil. En medio de aquellas giras, se editó Mercedes Sosa '86, otro álbum en el que volvió a dar testimonio de su amplitud musical. Lo mismo sucedió con el siguiente Mercedes Sosa '87, álbum en el que contó con la participación del cubano Pablo Milanés y de sus compatriotas Teresa Parodi, Víctor Heredia y Fito Páez.

Por diez años a partir de 1987, Mercedes Sosa viajó por todas partes. Europa, Estados Unidos y Canada, Australia, Latinoamérica. Mercedes Sosa fue reconocida non solo como cantante sino tambi&eaacute;n como personaje, recibiendo ovacines y muestras de intenso cariño no solo de sus encendidos sostenedores, sino de todos, gracia a sus dotes humanas. Hizó presentaciones con todos los más importantes cantantes latinoamericanos, ilton Nascimiento, Pablo Milanés, Teresa Parodi, Charly Garc&oiacute;a, Fito Paez, y Raimundo Fagner, Teresa Parodi y Silvina Garré, la colombiana Leonor González Mina, la venezolana Lilia Vera, la brasileña Beth Carvalho y la mexicana Amparo Ochoa. Ydespués, Fito Páez, León Gieco, Charly García, Víctor Heredia, Julia Zenko, Nito Mestre, Piero Celeste Carballo, el dúo de rap Illya Kuryaki, Mariano Mores, Facundo Ramírez, Horacio Molina, Coqui e Claudio Sosa y Hamlet Luna Quintana.

En junio de 1,989 recibió la medalla de la Orden del Comendador de las Artes y las Letras, otorgado por el Ministerio de Cultura de la República Francesa. En 1,992 fue declarada Ciudadana Ilustre de Buenos Aires y visitante ilustre en Texas, Houston. En noviembre 1993 publicó la compilación Mercedes Sosa 30 años con gran suceso. El suceso lo repitió con su siguiente álbum Gestos de Amor, que apareció en noviembre de 1,994, llegando a ser Disco de Platino. En diciembre 1995, se publico Mercedes Sosa - Oro, una compilación de 17 temas grabados entre 1,969 y 1,994 que dibujan su perfil de gran artista popular.

En octubre 1996, en la ciudad alemana de Aix-la Chapelle, recibió el Premio CIM-UNESCO 1996 otorgado por el Consejo Internacional de la Música, dependiente de la UNESCO. Este premio está destinado a distinguir a los músicos e instituciones musicales que con sus obras o actividad han contribuido al enrequecimiento y desarrollo de la música, y servido a la paz, a la comprensión entre los pueblos, la cooperación internacional y a los otros fines proclamados por la Carta de la Naciones Unidas y el Acta de la Naciones Unidas y el Acta Constitutiva de la UNESCO. En su caso, el Consejo expresó "El jurado ha decidido el otorgamiento de este premio no sólo por su brillante carrera sino también en reconocimiento de sus grandes valores éticos y morales, de los cuales ha dado prueba durante los sombríos años que conoció Argentina, por la preocupación que ha tenido por promover constantemente la defensa de los derechos humanos".

Preocupada siempre por las condiciones del hombre, en marzo 1997 participó a la reunión de Río como vicepresidente del Comité de Redacción de la Carta de la Tierra, como representante por América Latina y el caribe. allí se discutía dicho documento a favor de la preservación del Medio Ambiente, equivalente a la Declaración de los Derechos Humanos. No terminó bien el año. En primavera sufrió un empeoramiento de los problemas de salud, ya presentes desde hacía mucho y la suma de la angustia acumulado desde los tiempos del exilio hicieron efecto en su físico. Estuvo cinco meses en cama al borde de la muerte. Perdió 30 kilos. Pasado lo peor, regresó a cantar con un disco notablement significativo Al despertar.

Totalmente recuperada de su enfermedad continuó en actividad. En 1999, Unicef le entregó las credenciales como Embajadora de Buena Voluntad de la organización para América Latina y el Caaribe. Sus presentaciones continuaron a seguirse sin descanso y solo excepto breves períodos, por problemas de salud, continua a ofrecer recitales en vivo en Europa, Latinoamérica y su amada Argentina.

Fuente: Víctor Pintos, completada con algunas partes de la biografía de www.mercedessossa.com.ar