Un dovere morale Una lotta costante
Mondo Latino
Indice

Chico Buarque


CHICO BUARQUE

Los años han convertido a músicos como Paul McCartney a la pintura, y Leonardo Favio al cine. Con 61 años recién cumplidos, Chico Buarque (1944, Río de Janeiro) es hoy un novelista activo y de creciente prestigio. Sus libros Estorvo (1991) y Budapeste (2003) son los títulos más destacados de una lista de publicaciones que hasta hoy suma cuatro títulos, pero que no lo distraerán completamente de la actividad musical. Buarque ha vuelto a los medios de Brasil con las novedades de su creatividad madura, saldando de paso una atención irregular, que siempre ha elegido a Caetano Veloso o Gilberto Gil como los emblemas mayores de la cantautoría brasileña.

Su posición en la cultura brasileña actual es muy distinta de la que cultivó como un joven cantautor, de un atractivo no camuflado para las mujeres y una versatilidad algo incómoda para quienes necesitaban que sus músicos cumplieran apenas con la factoría cancionera y para qué más. El trabajo de su padre lo llevó a vivir durante un tiempo en Italia, y luego lo atrajo a la vida académica como estudiante de arquitectura. Pero ya a los 21 años, Buarque lograba un renombre excepcional en el circuito de cantautores. Tres de sus composiciones fueron entonces grabadas por la cantante Nara Leão, a partir de lo cual el joven nunca más tuvo dudas sobre dónde invertir sus energías.

En 1964 comenzó a presentarse en shows de colegios y en festivales. Grabó su primer compacto en 1965 con "Pedro Pedreiro" y "Sonho de um Carnaval". Al éxito de "A banda", canción ganadora de un festival en 1966, este estudiante de arquitectura se convierte en la"única unanimidad nacional" según Millôr Fernandez, por haber conseguido una especie de reencuentro entre el bossa nova y la Velha guarda del samba.

Su extensa obra musical posee una gran coherencia interna. Es así que durante la dictadura brasileña de los años 60-70 la frase "a pesar de você, amanha a de ser outro dia" (pese a ti, el mañana será otro día) fue uno de los estribillos coreados por el pueblo brasileño en las grandes manifestaciones por la recuperación de la democracia. Y una de sus constantes es la presencia de los marginados (jóvenes delincuentes, prostitutas, homosexuales…). Su rasgo poético más sorprendente ha sido "cantar en femenino" aquellas canciones en la que la mujer es sujeto del discurso como "Bárbara", "Atrás da porta" y "Tatuagem", entre otras.

Buarque se mantuvo siempre al margen del entusiasmo en torno al tropicalismo, el movimiento artístico que, hacia fines de los años sesenta, fundió canción popular y reflexión política en obras iconoclastas y atrevidas. Buarque no quiso salirse nunca del formato convencional de canción, y a la bossa nova la rozó de modo tangencial (pese a que compuso junto a Tom Jobim la canción "Retrato em branco e preto"). En palabras de Caetano Veloso: "Nosotros queríamos algo que también fuese, de algún modo, feo, mientras que Chico siguió haciendo sólo lo que era lindo". Mediáticamente, la distancia natural fue tratada como una rivalidad. Así, el público brasileño debía optar: o Chico o los tropicalistas.

Hijo de un historiador y una pianista aficionada, Buarque se ha caracterizado por ser un artista versátil, de gran conocimiento sobre los campos de la literatura y el cine. Adaptó a la música brasileña la famosa Threepenny opera de Weill y Brecht (Opera do malandro), y su trabajo literario ha cosechado elogios de escritores como Fernando Savater. Pese a su escasa formación musical, Buarque llegó a perfeccionarse como guitarrista y chelista, componiendo también piezas enteras para piano. Acaso su característica más poderosa ha sido un enfoque letrístico único, que combina la inquietud social por la desigualdad económica con narraciones ficticias sobre los amores y sueños de personajes que él inventa. "Cuando hablo de misterios, hablo de la vida misma", dijo una vez. Para Chico Buarque, lo cotidiano es suficiente fuente de inspiración mágica. No necesita levantar la vista de la calle para componer sus historias prodigiosas.

Marisol García C. y otro

Fuente: www.lamusica.emol.com/tiempolibre/musica/entrevistas/detalle/index.asp?id=224&tpl=entrevista y www.radio.uchile.cl/interno.asp?id=20626